Turisteo




Foto cortesía de: Roland Liebetrau, Walflüsterer 2014.

Hace más de 60 millones de años un grupo de animales fue obligado a vivir en el agua para garantizar su supervivencia creando una transformación significativa en su cuerpo para poder adaptarse a este nuevo hábitat. Nos referimos a la familia a la que pertenece un adorable y pacífico mamífero acuático: el manatí.


VIVE PARTE DE LA MAGIA DE LA NATURALEZA CON EL ESPECTÁCULO DE LAS BALLENAS JOROBADAS.

De enero a marzo las costas samanenses reciben sus más antiguas y esperadas visitantes: las ballenas jorobadas. Estos cetáceos, que se encuentran en peligro de extinción, vienen al territorio caribeño en busca de las aguas templadas y protegidas, que resultan idóneas para encontrar pareja, aparearse y parir.

 



UNA ESPECIE EN PELIGRO DE EXTINCIÓN QUE ELIGIÓ NUESTRAS AGUAS PARA REPRODUCIRSE Y NACER.

Las ballenas jorobadas o 'Megaptera novaeangliae' son mamíferos marinos que, al igual que nosotros respiran aire, tienen sangre caliente y poseen un complejo modo de comunicación. Llegan a medir hasta 15 metros, pesar unas 50 toneladas y se caracterizan tanto por la forma de sus aletas pectorales, como por sus cabezas alargadas y cubiertas con nódulos.

EL ESFUERZO DE UNA COMUNIDAD EMPODERADA SE CONVIERTE EN UN PREMIADO COMPLEJO DE ECOTURISMO SOSTENIBLE.

Redacción y fotos: Maricha Martínez Sosa.

Enclavado en las montañas de la Cordillera Septentrional, a unos 35 kilómetros del municipio de Moca -Provincia Espaillat-, encontramos el Complejo Ecoturístico Sereno de la Montaña, una de esas admirables situaciones en las que el entorno y su gente se compenetran para echar a andar un proyecto que sin dañar al primero beneficia a los segundos.

EL PRIMER RESTAURANTE CON PISO GIRATORIO EN EL CARIBE:  BUEN SERVICIO, ALTOS ESTÁNDARES GASTRONÓMICOS Y ESPECTACULARES VISTAS.

 

Redacción y fotografías: Maricha Martínez Sosa

Confieso que no soy una romántica empedernida pero hay lugares que, por una razón u otra, dan ganas de ser compartidos con una persona especial. Uno de ellos es el Restaurante Aroma de la Montaña.

Tras un recorrido ascendente por las montañas de Jarabacoa se llega a una atractiva estructura de dos pisos cuyo frente posee una cascada, amplio jardín, hamacas que invitan a la relajación de tan solo verlas y detrás, el azul infinito. Se entra por un pergolado que sitúa al visitante en un nuevo contexto: se sienten aires de sofisticación y cuidado en los detalles, sin romper la armonía con el entorno. Sorprende un espacio de exposición del proyecto inmobiliario en el que te encuentras, estás en las tierras de la "Jamaca de Dios".