VIVE PARTE DE LA MAGIA DE LA NATURALEZA CON EL ESPECTÁCULO DE LAS BALLENAS JOROBADAS.

De enero a marzo las costas samanenses reciben sus más antiguas y esperadas visitantes: las ballenas jorobadas. Estos cetáceos, que se encuentran en peligro de extinción, vienen al territorio caribeño en busca de las aguas templadas y protegidas, que resultan idóneas para encontrar pareja, aparearse y parir.



Muchos curiosos, tanto nacionales como extranjeros, aprovechamos este fenómeno para disfrutar del espectáculo natural y emprendemos el viaje hacia el avistamiento de las ballenas. Pero esta tendencia es relativamente nueva ya que no fue hasta después del 1985 que se reconoció la importancia científica y económica de la visita de las ballenas a la Bahía de Samaná. La responsable de ello fue Kim Beddall una canadiense especialista en mamíferos marinos que había venido unos años antes y que ha sido clave en la creación de una estructura sostenible para este tipo de turismo.

Diversos tours pueden reservarse con estos fines tanto en los hoteles en Samaná como en la zona del muelle de la ciudad y aunque el resultado suele ser el mismo, varían principalmente en dos factores:

1. El tipo de embarcación:
Aunque el mar se vea calmo cuando estamos en el muelle de Samaná, la parte exterior de la Bahía puede llegar a ser bastante peligrosa por lo cual es de suma importancia que las embarcaciones sean lo suficientemente seguras para realizar este trayecto. Adicional a esto, hay que considerar que para tener una mejor visibilidad a la distancia legalmente requerida, es recomendable ir en embarcaciones lo suficientemente altas.

2. El respeto a las legislaciones:
La Bahía de Samaná fue declarada por decreto como un santuario marino por lo que los distintos proveedores de excursiones para la observación de ballenas deben, por ley, de seguir ciertas directrices con el fin de protegerlas y respetar el espacio de estos inmensos mamíferos.

Whale Samaná, empresa fundada y lidereada por Kim, es la pionera en este tipo de excursiones y, a través de los años, se ha destacado por la calidad del servicio ofrecido. Los tours son en la embarcación Pura Mia, un bote de 55' y dos pisos, con capacidad para 65 personas y equipado con chalecos salvavidas, VHF Radio, equipo y protección para la lluvia, sistema de sonido con hidrófono, baños y snack bar.

A bordo del Pura Mia siempre se encuentra un especialista en mamíferos marinos que narra la experiencia, ofrece información relevante y responde a preguntas en varios idiomas. Estos viajes cumplen una doble función pues, además de llevar turistas, sirven para la recolecta datos científicos que son utilizados para dar seguimiento a los distintos individuos de este especie.

El tour tiene una duración que varía entre las 3-4 horas e incluye: refrescos, agua, galletas, caramelos de menta, Dramamina para controlar los mareos y un folleto informativo disponible en español, inglés, alemán y francés.

En estas excursiones pueden llegar a observarse tanto las ballenas jorobadas macho y sus acrobacias para impresionar a las hembras, como los ballenatos escoltados por sus madres. Lo que no hay es forma de garantizar que se verán ni unos ni otros pues no se trata de un zoológico, sino de animales libres que se encuentras en su hábitat natural. Por ello Whale Samaná tiene una política: si no se observan ballenas en su viaje, puede volver otro día de forma totalmente gratuita.

Whale Samaná pertenece a Planet Whale -plataforma global que sirve para conectar a individuos y comunidades interesados tanto en las ballenas como en los delfines- y cuenta con el prestigioso sello de "Dominican Treasures", una certificación realizada por el Consorcio Dominicano de Competitividad Turística (CDCT) bajo el auspicio de la USAID que se otorga a productos y servicios que practican el turismo sostenible, respondiendo a altos niveles de calidad, responsabilidad social y ambiental, basados en criterios globales.

Y tú, ¿qué esperas para darte una vueltecita por Whale Samaná? Además de recibir uno de los más fantásticos espectáculos naturales, con tu visita contribuyes a demostrar que la observación de ballenas -hecha de manera consciente- es más rentable para la comunidad que su caza indiscriminada y posterior extinción.

CONTACTO:
Ubicación: Calle Mella, Samaná, República Dominicana.
Teléfono: 809-538-2494
Fax: 809-538-2494
Web: Whalesamana.com

Para más información sobre las Ballenas Jorobadas visita: http://bit.ly/1ilnjxP