¿Recuerdas aquel café que te teletransportó a casa de tu abuela, esas habichuelas que sabían a campo, la canción con la que soltaste todo el estrés de una sola bailada y aquellas playas que te hicieron sentir en el paraíso? Todos esos elementos son parte de nuestra cultura y, al mismo tiempo, esconden una forma fácil, gratuita y hasta divertida de ayudar a nuestro país.

La propuesta es simple: cada vez que te encuentres con algo que te haga sentir “como en casa”, algo que realmente te guste de tu ciudad o nación, que sea sabroso, hermoso, que te de ganas de volver, o que te recuerde un momento alegre de tu vida: ¡compártelo!.  ¿Hay algún truco? Sí, pero es sencillo. Al subir ese tipo de fotos y videos a internet debemos activar la opción de compartir información del lugar en donde fueron captadas. Esto es conocido como georreferenciación y aunque es un término técnicamente complejo, puede también definirse como: conectar con una referencia en el mapa. La gran mayoría de las redes sociales ya nos dan esta opción y hay herramientas, como Google Maps y Street View, que se fundamentan directamente en este concepto.

Mapear la cultura

Mapear la cultura es colocar elementos representativos de nuestro acervo cultural en plataformas que permitan dicha georreferenciación. Al hacer publicaciones sobre destinos con atractivo cultural y turístico, contribuímos a poner en el mapa información valiosa que puede ser vista no solo por nuestros círculos cercanos, sino por todo el mundo. Con ello apelamos a la más exitosa estrategia publicitaria de todos los tiempos: el boca a boca.

Si el refranero popular no se equivoca y “solo se ama lo que se conoce”, con cada publicación que hacemos, permitimos que otros descubran y re-conecten con esas experiencias criollas, logrando que más personas se familiaricen y aprecien sus encantos. Así, nos volvemos promotores de nuestra cultura: favoreciendo, validando y consolidando su presencia digital. Con apenas unos cuantos clicks podemos convertirnos en voceros de nuestro patrimonio y defensores de sus portadores originarios, contribuyendo a la comunicación y puesta en valor de nuestro turismo cultural.

¿Hasta dónde llegan nuestras acciones?

¡Mucho más lejos de lo que podemos imaginarnos! A mediados de septiembre de 2021 Google Maps celebró la herencia hispana con un video, en el cual tuve el privilegio de presentar nuestra naturaleza sincrética mientras recorría parte del patrimonio histórico del Distrito Nacional y visitaba Sonido del Yaque, un proyecto de turismo comunitario sostenible liderado por mujeres del Cibao.

Así fue como, tras un golpe de suerte, mucho cariño y esfuerzo, yo misma me volví una embajadora digital de nuestra cultura precisamente por mapearla. En pocas palabras: mis contribuciones como Local Guide llevaron a la República Dominicana a ser promocionada por una de las más grandes empresas a nivel global: Google.

Cuando dudes sobre el impacto de tus publicaciones, piensa en este video. Recuerda que hasta las acciones individuales pueden exaltar nuestra cultura, atraer la atención de gigantes y exponer los atractivos que tenemos a gente de todo el mundo.

Donando uno que otro post o kilobyte, podemos poner un granito de arena -digital- para empujar nuestro turismo, nuestro patrimonio y nuestro orgullo nacional. La invitación está clara: ¿Te anímas a compartir lo bueno, bonito y especial de tu país? ¡Únete a los que aceptamos el reto de mapear nuestra cultura!

Foto y video: Google Maps.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí