Este secreto te ayudará si no quieres hacer lo que sabes que debes hacer, te intentas convencer de todas las razones que tienes para tirar la toalla y estás sintiendo que tu cabeza con notables señales de agotamiento.

¿El truco para aguantar? Show up!… ¿Y en español? ¡Hacer acto de presencia! Sí, es así de simple.

Si ya te percataste de que estás intentando barajarlo significa que ya diste el primer paso, ahora lo único que necesitas es comprometerte con crear las condiciones para que el comportamiento que deseo suceda, al menos una vez al día: haciendo acto de presencia.

Ya con eso lograrás un gran cambio y tendrás más energía. ¿Es eso todo? No, si quieres mayor éxito en aumentar tu aguante y acercarte a tus metas, además de «showing up», te recomendamos:

  1. No pretendas hacerlo todo de una sentada, asume que tu gran responsabilidad es solo una: abrir el documento (aplica igual en casos como iniciar la rutina o servirte el vaso de agua) y hacerlo jornada tras jornada.
  2. Acepta que así como en algunos casos te desenvolverás con muchísimo éxito, en otros no tendrás la capacidad de poder cambiar ni una simple coma y tu productividad será equivalente a cero.
  3. Acepta que es normal tener de vez en cuanto miedo a fracasar y a los cambios, siempre y cuando no te paralicen.
  4. Haz que tu meta no sea LA GRAN meta, sino simplemente algo que te impulse a estar un chin más cerca. Con esto las cosas cambian ¡mucho!
  5. Evita cometer dos errores comunes: a)  Ser permisivo y justificarlo todo y b) juzgarte y sentirte mal, cuando pareces estar estancado, pues eso es también parte del proceso.

Eso sí, no esperes siempre obtener resultados extraordinarios porque eso es imposible, concéntrate en dar el primer paso para que «algo» pueda suceder. Asume que tu única responsabilidad es hacer acto de presencia y que lo que pase después dependerá de múltiples variables, muchas totalmente ajenas a ti.

En resumen: la próxima vez que te des cuenta de que estás procrastinando, barajando, aquello que sabes que tienes que hacer, toma ese mismo pensamiento como un impulso o hasta como una señal divina, si eres de fe.

Pon en pausa lo que sea que estés haciendo y «abre el documento», o  su equivalente, en tu caso.

· La buena noticia: esto funciona para casi todo en la vida pues aquello que te detiene para acercarte a todas tus metas eres, esencialmente, tú mismo.
· La no tan buena noticia: Es más fácil decirlo, que aplicarlo.
· La mejor de las noticias: La práctica hace al maestro, así que ¡arranca! Desde acá apostamos a que si te pones pa’ eso, lo vas a lograr. En pocas palabras: ¡quítate tú mismo del medio y dale pa’llá!

Foto: Fadi Dahabreh. · Artículo originalmente creado por Umami.do para remolacha.net.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí